miércoles, 13 de enero de 2016

Cuba tiene una de las conexiones a Internet más lentas del mundo


Mientras la conexión a Internet va abriéndose paso en Cuba, los usuarios comienzan a reclamar mejoras en el servicio, en cuanto a la calidad, la velocidad y el precio.

En el último año, los cubanos han podido conectarse a Internet desde las salas de navegación y desde los 65 puntos Wifi habilitados para ello en la isla, donde su conexión pueden alcanzar 1 MB de velocidad.

Cuba está entre los países con la velocidad de Internet más lenta del mundo. Los países con la conexión media más rápida son Corea del Sur, Suecia, y Noruega. Si bien, la velocidad de conexión en América Latina no es la más rápida del mundo. 

Cuba podría incluso justificar su lenta conexión con este argumento, ya que según el Observatorio Regional de Banda Ancha de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), el acceso a Internet es extraordinariamente costoso en esta parte del mundo.

El motivo es el escaso desarrollo de la tecnología. El mundo se conecta a Internet a través de cables de fibra óptica, pero hay países de Latinoamérica que para conectarse necesitan primero enviar la señal a Miami para que esta vuelva rebotada. Uruguay tiene la conexión más rápida de la región, con casi 7 MB de velocidad.

Uno de los casos más llamativos es el de Bolivia, con un servicio muy caro, de mala calidad y lento (1,5 MB). El país presidido por Evo Morales no tenía acceso al mar hasta hace pocos meses, por lo que tiene que pagar por el transporte de la conexión por tierra. 

Hasta Corea del Norte navega más rápido

El usuario cubano puede llegar a pensar que se están llevando a cabo grandes avances, pero incluso Corea del Norte, el lugar más hermético del mundo, dispone de una conexión media (1,5 MB) más rápida. 

Otros países que sufren graves problemas de estabilidad, como Iraq y Afghanistán, disfrutan de velocidades medias entre 1,9 y 1,5 MB.

La velocidad de Internet en Cuba es tan lenta que únicamente supera a la de algunos países de África, Yemen en Asia y Papúa-Nueva Guinea en Oceanía.

La única diferencia es que en estos países de África no existe ningún régimen y los usuarios tienen libertad para conectarse a Internet cuando lo desean. Aunque, por contra, apenas disponen de recursos para hacerlo y sufren graves problemas humanitarios, como Malí, Níger o República del Congo.

El ejemplo de Europa del Este

Ya que Cuba está ahora desarrollando la infraestructura para la conexión a Internet, tiene la posibilidad de copiar el modelo de algunos países de Europa del Este, como el de la República Checa, Rumanía o Bulgaría, que superan a estados con mayor PIB como España, Italia o incluso Estados Unidos.

¿El motivo? Estos países aprovecharon sus circunstancias tras la salida de la URSS para construir modernas infraestructuras, que ofrecen un servicio de calidad y alta velocidad.

Ahora ETECSA debe decidir si trabaja para el usuario o únicamente para mantener un sistema de pago, de baja calidad.